Este blog pretende ser un recurso didáctico para estudiantes universitarios, pero también un punto de encuentro para todas aquellas personas interesadas por la Historia del Arte. El arte es un testimonio excepcional del proceso de la civilización humana, y puede apreciarse no sólo por sus cualidades estéticas sino por su función como documento histórico. Aquí se analiza una cuidada selección de obras de pintura, escultura y otras formas de expresión artística, siguiendo en ciertos aspectos el método iconográfico, que describe los elementos formales, identifica los temas que representan e interpreta su significado en relación a su contexto histórico y sociocultural.

domingo, 16 de septiembre de 2012

LOS GRABADOS DEL CASTILLO DE CARLISLE

El castillo de Carlisle es una gran fortaleza normanda, mandada construir por Guillermo II en 1093 sobre un antiguo fuerte romano junto al Muro de Adriano. La finalidad de esta construcción fue asegurar el dominio inglés sobre la región de Cumbria y expulsar a los escoceses al otro lado del Muro. Las alternativas de la guerra entre Escocia e Inglaterra durante la Edad Media, provocaron que el castillo fuera sucesivamente ocupado por unos y por otros, que se encargaron de reforzarlo y ampliarlo en varias ocasiones. Las obras más importantes tuvieron lugar en 1122, por orden de Enrique I de Inglaterra, y en 1135, a cargo de David I de Escocia.
El conjunto consta de extensas murallas que albergan varios patios, barbacanas y torreones. La torre central del castillo dispone de tres pisos en los que se distribuían las salas nobles y otras dependencias para el aposento de los señores feudales. En las paredes y en la puerta de una de las saletas del último piso hay grabadas una serie de figuras esquemáticas, fechadas en el siglo XV. No son obras de arte extraordinarias por su calidad, ya que se trata más bien de garabatos esgrafiados de forma muy tosca, pero entrañan una enorme curiosidad por la forma en que se realizaron. Al parecer, fueron tallados por los soldados que custodiaban la torre mientras estaban de guardia. Se conservan grabados similares en otros castillos de Inglaterra, como los de Dover y la Torre de Londres, pero aquéllos son más tardíos y fueron realizados por prisioneros.
La temática de los grabados de Carlisle es diversa y puede dividirse en dos grandes grupos. Los más burdos representan cuadrúpedos y otros animales representados de forma dispersa, y probablemente son los más antiguos. En cambio otras figuras, más finamente talladas, incluyen un amplio repertorio de elementos heráldicos como el león del escudo de armas de Inglaterra y otros emblemas pertenecientes a los alcaides del castillo y otros señores de Carlisle. Se ha reconocido, por ejemplo, la rosa blanca de la Casa de York, un salmón coronado alusivo a la noble familia de los Dacre, y un jabalí blanco, que era el símbolo personal del Duque de Gloucester, el futuro rey Ricardo III. La explicación más plausible es que todas estas figuras se realizaran como testimonio de la lealtad de los guardias a sus señores feudales. Por consiguiente, hay que entenderlas dentro del contexto sociocultural del vasallaje medieval.
Además de las mencionadas, hay otras representaciones de tema religioso, como una crucifixión, y otras cuya iconografía resulta más difícil de interpretar, como la de una misteriosa figura que viste un extraño yelmo. Otras parecen conectadas entre sí con la intención de narrar historias de carácter satírico o moralista, como una en la que se ve un zorro predicando a unas gallinas y otra de una sirena con un espejo. Los hombres que tallaron estas figuras manifestaron grandes dosis de creatividad, en un ambiente en el que las artes y las letras eran poco valoradas.
Los grabados de Carlisle son una muestra singular de arte popular, en la que podemos apreciar la importancia de los símbolos y los pictogramas en una época en la que la mayoría de la gente corriente era analfabeta. Su interés estriba más en este último aspecto que en su valor artístico real y desde luego forman un conjunto de lo más pintoresco.

4 comentarios:

  1. Estimado Doc, me congratula ver que ha vuelto de su viaje por tierras británicas con "nuevo" material analizado y estudiado. Le confieso que me tiene enganchado a su blog. Permítame, eso sí, que me tome la licencia de aconsejarle un posible futuro tema a tratar que viene en parte a colación por éste de Carlisle; cuando hace un par de años disfruté sin prisas las Islas de S.M. Isabel descubrí el magnifico Muro de Adriano donde advertí maravillosos grabados similares a los que comenta, pero más me llamó la atención, quizá por mi formación académica, el sistema constructivo del mismo, las piedras presentaban unas hendiduras donde se encajaba una pieza metálica en forma de V que servía para elevarlas y depositarlas donde creyeran necesario, algo que les agilizaba el trabajo aumentando su precisión y ahí es donde quería llegar Doc, amplíe un poco, si lo cree interesante, el espectro de sus análisis estudiando esos aspectos constructivos cuanto menos curiosos y que al fin y al cabo también son...historia.
    Sin más, le doy las gracias por mantener vivo tan apetecible blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información y por la sugerencia. Tomo nota de ello Michelangelo.

    ResponderEliminar
  3. hola, yo tambien me encuentro enganchada a su blog no paro de leer, no tengo estudios de licenciatura pero he aprendido mucho, saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que las nuevas tecnologías sirvan de puente entre un lado y otro del Atlántico. Me alegro de que te guste el blog y espero que sigas disfrutándolo por mucho tiempo. Siempre serás bienvenida.

      Eliminar