Este blog pretende ser un recurso didáctico para estudiantes universitarios, pero también un punto de encuentro para todas aquellas personas interesadas por la Historia del Arte. El arte es un testimonio excepcional del proceso de la civilización humana, y puede apreciarse no sólo por sus cualidades estéticas sino por su función como documento histórico. Aquí se analiza una cuidada selección de obras de pintura, escultura y otras formas de expresión artística, siguiendo en ciertos aspectos el método iconográfico, que describe los elementos formales, identifica los temas que representan e interpreta su significado en relación a su contexto histórico y sociocultural.

jueves, 9 de julio de 2015

EL ABRAZO


El Abrazo es un gran cuadro de Juan Genovés que se guarda entre los fondos del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. Es un lienzo de 151 x 201 cm pintado con acrílico en el año 1976, a partir de un cartel diseñado dos años antes por el mismo artista para Amnistía Internacional. La imagen, titulada originalmente Amnistía, fue un claro testimonio de cómo el arte podía asumir una postura de compromiso social y pronto se convirtió en un icono de la Transición Española hacia la democracia.
Genovés empleó un lenguaje plástico de gran modernidad, inspirado tanto en el Pop-Art crítico como en el periodismo fotográfico del siglo XX, para construir una imagen simbólica de la reconciliación nacional tras la muerte de Franco. Muestra un grupo de unas quince personas que corren con los brazos abiertos al encuentro de los otros. La visión de espaldas y la monocromía en sepia hace que ninguna de las figuras esté singularizada. Al contrario, todas se confunden en la multitud, queriendo representar que el colectivo humano es arrastrado hacia algo más importante que el individuo. Según cuenta el propio artista:
 
«Por aquel entonces se reunía la Junta Democrática de España en la clandestinidad. Yo no formaba parte de ella, pero me pidieron si podía pintar un cartel pidiendo la libertad, la amnistía de los presos políticos. Eras los últimos coletazos de la dictadura, recién muerto Franco y con el gobierno de Arias Navarro vigente. Celebramos una reunión en mi estudio y les dije que miraran los cuadros que ya estaban pintados, para ver si les servía alguno. Pensé en uno que mostraba unos puños tras unos barrotes, pero quizá era demasiado evidente […] Entonces alguien que asistía a la reunión se fijó en una obra mía que yo llamaba ‘El Abrazo’ y comentó que podría convertirse en cartel dada la premura de tiempo que había. Así fue. A todos nos pareció una idea estupenda.»

La citada Junta Democrática fue una asociación política que luchó por la instauración de derechos y libertades, la convocatoria de elecciones y la amnistía de los presos políticos durante los últimos años del Franquismo y los primeros de la democracia. Pero el gobierno de Arias Navarro lo consideró un grupo revolucionario y no sólo destruyó todos los carteles que se imprimieron con la imagen del abrazo, sino que además encarceló a Juan Genovés durante una semana por haber colaborado en la distribución de propaganda subversiva. «Cualquier joven que no haya vivido en aquella época ni se imagina que uno pudiera ir a la cárcel por pintar unas personas abrazándose, pero así era» confesó Genovés en una entrevista posterior.
La idea del abrazo ha estado bastante presente en el arte español contemporáneo. Se utilizó en un grupo escultórico existente en la base del Monumento a Alfonso XII, en el Parque del Retiro, en el cual un soldado carlista y otro liberal se abrazan para formar una alegoría de la pacificación de España. Aquella escultura, obra de Miguel Blay Fábregas, se inspiró a su vez en una nutrida colección de grabados decimonónicos, que representaban el famoso «Abrazo de Vergara» entre los generales Espartero y Maroto, que puso fin a la Primera Guerra Carlista en 1839.
La versión en lienzo de la obra de Genovés se vendió en Nueva York a finales de la década de los setenta. En 1980, el gobierno de Adolfo Suárez desarrolló las gestiones necesarias para recomprarlo. A pesar de la enconada oposición de algunos sectores reaccionarios, finalmente regresó a España y fue exhibido en Museo Español de Arte Contemporáneo. Tras la disolución de ese museo, en 1988, el cuadro pasó al Reina Sofía donde, sin embargo, no ha sido expuesto públicamente más que en contadas ocasiones por falta de voluntad política.
En el año 2003, a petición del sindicato Comisiones Obreras, el propio Genovés realizó una escultura en bronce inspirada en su obra, para ser colocada en la calle de Antón Martín, en Madrid. Su objetivo era homenajear a los abogados laboralistas asesinados por un comando de la ultraderecha en la vecina calle de Atocha, el 24 de enero de 1977. Resulta que el cartel Amnistía de la Junta Democrática estaba colgado en una pared del despacho de aquellos abogados y se manchó de sangre cuando se produjo el atentado. A raíz de aquello, la imagen adquirió una nueva dimensión, según explicó el artista:
 
«Para mí, ese cuadro ya no me pertenece; su imagen pertenece ahora a todo el mundo. Lo que está claro es que la pintura en cuestión se convierte en un símbolo para toda España. Este símbolo es de las fuerzas políticas de la izquierda de este país. Siempre me gustó que su espíritu estuviera en la calle, por lo que la pintura ‘Amnistía’ pasó a la pintura ‘El Abrazo’ en la plaza de Antón Martín […] El Ayuntamiento de Madrid de Álvarez del Manzano dijo sí y hoy la escultura está en Antón Martín. En su emplazamiento influyó la postura mantenida por la oposición y la actitud de CC.OO.»
 
MAS INFORMACIÓN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada