Este blog pretende ser un recurso didáctico para estudiantes universitarios, pero también un punto de encuentro para todas aquellas personas interesadas por la Historia del Arte. El arte es un testimonio excepcional del proceso de la civilización humana, y puede apreciarse no sólo por sus cualidades estéticas sino por su función como documento histórico. Aquí se analiza una cuidada selección de obras de pintura, escultura y otras formas de expresión artística, siguiendo en ciertos aspectos el método iconográfico, que describe los elementos formales, identifica los temas que representan e interpreta su significado en relación a su contexto histórico y sociocultural.

viernes, 10 de mayo de 2019

EL PALACIO AMMAZULU


Uno de los lugares más sorprendentes que he tenido la ocasión de visitar en toda mi vida es un museo de arte africano, reconvertido en hotel de lujo, que lleva por nombre Ammazulu. Su origen está ligado a la figura de Peter Amm, un arquitecto sudafricano que hace casi cincuenta años adquirió un amplio terreno a las afueras de la ciudad de Durban. Peter era un apasionado de la naturaleza y durante años se dedicó a diseñar en aquel lugar una especie de jardín botánico en el que plantó numerosas especies tropicales, en consonancia con la reserva natural de Krantzkloof, que limita con su propiedad. Una vez conformado este paisaje singular, inició la construcción de un gran edificio con el objetivo de compartirlo como un museo de arte africano abierto al público, no como una mansión particular.
El proyecto, sin embargo, se encontró al inicio con la oposición del ayuntamiento de Durban, que no aceptó la idea de hacer un museo en una zona declarada de uso residencial. La solución ingeniada por Peter Amm fue construir un hotel que fuese a la vez un museo. Para conseguirlo, consultó a otros arquitectos del lugar, como su amigo Kevin MacGary:

«Fui a su oficina una tarde y estuvimos jugando con bocetos y diseños. Al cabo de un año, dimos con el concepto. Quería integrar las artes aplicadas en la arquitectura y convertirlo en un alojamiento donde los invitados de todas partes de Sudáfrica y más allá pudieran disfrutar de la obra».

El edificio se construyó utilizando materiales y recursos autóctonos, y ha mantenido en todo momento un absoluto respeto por el medio ambiente circundante. A pesar de su apariencia caprichosa, está cuidadosamente planificado. Una galería central de columnas da paso a cada lado a una serie de salas, oficinas, la tienda, la cafetería y un spa en la planta baja, mientras que en la planta superior se sitúan las poquísimas habitaciones de los huéspedes, las terrazas exteriores y el comedor. Las veinte columnas que enmarcan esta galería central son seguramente el elemento más característico del conjunto, por sus diversas texturas y su variada decoración realizada a base de objetos reciclados. Están fabricadas con cemento y los capiteles son de poliestireno. La primera serie fue diseñada por Jane du Rand tomando como base la idea de utilizar todas las artes como fuente de diversión, un concepto que ha sido secundado por otros artistas y estudiantes de Bellas Artes que han participado después en el proyecto, como Leon Mostert. Por esta razón es posible distinguir, adosados a la parte alta y al capitel de las columnas, elementos tan curiosos como juguetes, tazas de té, cedazos de cocina, jarrones, aislamientos eléctricos de cerámica, bombillas de colores, trozos de cañería y apliques metálicos o de cristal. Los fustes están cubiertos de azulejos, en ocasiones conscientemente fragmentados, que forman tramas geométricas, bandas y anillas con múltiples soluciones artísticas. Como resultado de ello, las columnas han pasado de ser meros sustentantes a convertirse en elementos museísticos por sí mismas, porque integran a la perfección la arquitectura, las artes aplicadas y una gran parte de la colección de objetos de Peter.
Otras piezas interesantes del museo son las puertas de madera, obtenidas de edificios históricos de Ciudad del Cabo. Algunas de ellas son magníficos ejemplos de Art Nouveau y otras fueron originalmente importadas de Bali. También hay una escalera de caracol, hecha en hierro fundido, que pertenecía al edificio Greenacres en el centro de Durban, además de numerosas antigüedades procedentes de la India y Bali. Este legado artístico se ha conectado con el presente invitando a participar al artista urbano Gogga, que vino de Johannesburgo para realizar dos grandes grafitis en las paredes laterales. La única sugerencia que se le hizo fue que tomara como referencia los colores de las columnas, pero tuvo entera libertad para interpretar sus impresiones sobre el lugar. Ammazulu sigue siendo hoy una obra en proceso, a la que se suman nuevas creaciones y objetos para abrir un fantástico mundo de posibilidades artísticas, muy diferentes de las que estamos acostumbrados en Europa. 



jueves, 11 de abril de 2019

LA PORTADA DE LA IGLESIA DE SASAMÓN


Los primeros talleres escultóricos del Gótico en España fueron desarrollados por artistas de formación o de origen francés. Se localizaron en torno a la obra de las catedrales de Burgos y León, a mediados del siglo XIII. Su prototipo de portadas monumentales es el siguiente. Normalmente, presentan en las jambas una serie de estatuas alineadas, de tamaño próximo al natural, y una única escena principal que ocupa toda la superficie del tímpano, normalmente el Juicio Final o la Coronación de la Virgen. El dintel presenta una hilera de personajes de menor tamaño, que complementan la escena principal y con frecuencia representan a los doce apóstoles. Por último, las arquivoltas se llenan de pequeñas figuras puestas de perfil mirando hacia el tímpano, por ejemplo ángeles o personajes del Antiguo Testamento. El estilo y los temas son similares a los que decoran las portadas de las catedrales de Chartres, Reims y Amiens, entre otras.
Una perfecta interpretación de este modelo se realizó en torno a 1240 en la Portada del Sarmental de la catedral de Burgos, que a su vez fue copiada en la puerta sur de la iglesia de Santa María la Real, en el vecino pueblo de Sasamón. Sasamón se convirtió en una próspera villa durante el reinado de Sancho II el Fuerte y llegó a ser sede episcopal. La iglesia de Santa María se construyó entre los siglos XII y XV, pero la portada que nos concierne debió esculpirse a mediados del XIII. Su calidad artística es menor que la del Sarmental de Burgos por algunos detalles arcaizantes, pero a nivel compositivo e iconográfico es prácticamente idéntica, lo que se explica por el éxito del modelo.
La escena principal se muestra en el tímpano, donde está Jesucristo sedente según el modelo románico del Pantocrátor, con un libro en la mano que hace referencia a su predicación evangélica. Alrededor suyo recogen el mensaje los cuatro evangelistas, representados de dos maneras distintas: por un lado, como si fueran cuatro escribanos medievales que trabajan sobre sus pupitres, y por otro, mediante sus símbolos característicos (el águila de San Juan, el león de San Marcos, el toro de San Lucas y el ángel de San Mateo), formando el Tetramorfos. En el dintel aparecen los doce apóstoles sentados en hilera, portando libros y mirándose mientras conversan de dos en dos; sus rasgos faciales son naturalistas y están perfectamente individualizados. En las arquivoltas hay tres series de personajes: la interior está llena de ángeles arrodillados y las dos exteriores muestran a los veinticuatro ancianos del Apocalipsis sentados de perfil, junto con otras figuras de difícil interpretación. En el parteluz está la imagen de la Virgen María presentando al Niño Jesús, que mira de frente y no se comunica con su madre, según un prototipo iconográfico todavía románico. Finalmente, las esculturas de las jambas están separadas por columnillas y representan reyes, santas y profetas no identificados.
Las figuras se adaptan al marco arquitectónico y son bastante rígidas, lo cual sería una característica bastante retardataria, al igual que la iconografía del Tetramorfos. Sin embargo, la imagen de Cristo es más humanizada y la escena central es bastante diáfana, alejada del típico horror vacui románico; además, los ancianos de las arquivoltas están cubiertos por doseletes y el dintel presenta un remate formado por una serie de torres y arcos trilobulados. Todo ello pone a esta portada en conexión directa con el estilo gótico clásico, proveniente de Francia, y demuestra la repercusión del taller escultórico desarrollado en aquella época en Burgos.


domingo, 31 de marzo de 2019

LA PUERTA DEL RELOJ


El estudio de las principales portadas de las catedrales puede ayudarnos a reconocer los cambios de estilo producidos en la escultura gótica española. En el siglo XIV se desplazaron los centros artísticos de Burgos y León y aparecieron nuevos talleres escultóricos en Toledo, Vitoria, Navarra y Levante, con una influencia que ya no es exclusivamente francesa sino también italiana. Estilísticamente, se produjo un alargamiento del canon de proporciones y las formas se hicieron más sinuosas, mediante una talla más delicada y preciosista. También fue en esta época cuando los tímpanos de las portadas empezaron a agrandarse para albergar composiciones narrativas más amplias y complejas. Las esculturas se hicieron más numerosas, de menor tamaño que en el siglo anterior, y se organizaron en pisos o franjas horizontales, que desglosaban toda la vida de Cristo de manera secuencial.
El primer modelo de estas características fue la Puerta del Reloj de la Catedral de Toledo, también llamada de los Reyes Magos, de la Chapinería o de la Feria; se realizó entre finales del siglo XIII y principios del XIV. Según Azcárate, el modelo alargado del parteluz y de las jambas es sintomático de una importante evolución artística. Por otra parte, los relieves tienen un tratamiento algo desigual y además fueron encalados en el siglo XIX, lo que hace difícil apreciar su calidad. En cuanto a su composición en franjas, se relaciona con las portadas del crucero de Notre Dame de París; estilísticamente, tiene influencias de la escultura italiana del Trecento, visibles en la curvatura de los cuerpos, los pliegues de los ropajes y cierto abigarramiento de las figuras; por su iconografía es similar a la portada de la iglesia de Santa María la Real de Olite.


El tímpano está ocupado por cuatro franjas separadas por series de arcos apuntados con gabletes, bajo los que se narran secuencialmente escenas de la vida de Cristo, de la Virgen María y de la Resurrección. La lectura comienza en la esquina izquierda de la fila de abajo, donde se representan las siguientes escenas:
1. Anunciación, según la iconografía característica del siglo XIII, es decir, con María y el ángel Gabriel enfrentados de pie, y entre ambos unas ramas florecidas.
2. Visitación de María a su prima Isabel, que se abrazan.
3. Natividad de Cristo, adoptando la variante iconográfica de Santa Brígida, en la que la Virgen se arrodilla para adorar al Niño y San José le acompaña pensativo.
4. Anunciación del ángel a los pastores.
5. Viaje de los Reyes Magos siguiendo a la estrella mientras Herodes se asoma desde su palacio.
6. Adoración de los Reyes Magos, con el primero arrodillado y sin corona ofreciendo monedas de oro al tiempo que los otros dos dialogan entre sí.
7. El sueño de los Reyes Magos, en el que son advertidos de la persecución contra el Niño Jesús.
8. Matanza de los Inocentes por parte de varios soldados que visten a la manera medieval, con cota de malla y casco, bajo la atenta mirada de Herodes.
La narración continua por el extremo derecho del segundo piso y avanza hacia la izquierda mostrando los siguientes episodios:
9. Sueño de San José, en el que es alertado del peligro por un ángel que se acerca a su oído.
10. Huida a Egipto a lomos de un burrito.
11. Jesús en la escuela con otros niños y un maestro barbado que indica un libro mientras blande una vara para azotarle, según una historia tomada de los evangelios apócrifos.
12. Jesús entre los Doctores, representado dentro de un edificio que simboliza el Templo.
13. Presentación en el Templo, con la Virgen María seguida por San José y una acólita que lleva dos pichones en un cesto.
14. Recriminación de San José y María al Niño Jesús por su ausencia, según una escena familiar tomada de una tradición apócrifa que también fue representada por el pintor Simone Martini.
15. Bautismo de Cristo en el río Jordán, rodeado por San Juan y un ángel que le prepara la túnica.
16. Las Bodas de Caná divididas en dos escenas: una donde aparece el banquete nupcial y el diálogo entre Cristo y su madre María, y otra donde se llenan dos grandes tinajas de vino.
Sigue por el extremo izquierdo del tercer piso, donde se ven estas escenas:
17. Continuación del milagro de las Bodas de Caná con varios sirvientes que llenan de agua otras cuatro tinajas para obtener vino, de acuerdo con las instrucciones de Jesús.
18. Multiplicación de los panes y los peces, en un largo registro que tiene a Jesús en el centro, ayudado por los apóstoles Andrés y Felipe, que reparten la comida a la multitud.
19. Escena de una resurrección milagrosa, que puede referirse al hijo de la viuda de Naím, o a la hija de Jairo, en el extremo izquierdo.
Finalmente (20), en el ático está representada la Dormición de la Virgen. Aparece tumbada en una cama bajo un dosel, secundada por once apóstoles que rezan con sus libros. En las arquivoltas se pueden ver ángeles coronados por doseletes, que portan incensarios, cirios y copas, además de las figuras de tres arzobispos.
El programa iconográfico se completa con las esculturas de las jambas, que enfatizan el papel protagonista de la Virgen María. Esta aparece en el parteluz coronada, pisando el dragón, el áspid, el basilisco y el león, conforme a las Sagradas Escrituras, al tiempo que ofrece una flor al Niño Jesús. En las jambas de la izquierda están los tres Reyes Magos que llevan sus ofrendas, más un escudero que lleva la rienda de sus tres caballos; en las de la derecha, las figuras de San José, la Virgen María con Santa Isabel, formando una nueva escena de la Visitación, y Santa Ana. Por último, en el cerco de la puerta se han grabado motivos heráldicos de castillos, leones y águilas, además de otros animales como un gallo, una cabra, un ciervo, un perro, etc., y una serie de flores de gran carnosidad.


MÁS INFORMACIÓN:
https://elpincelconlienzo.wordpress.com/2013/11/13/la-puerta-del-reloj-catedral-de-toledo